Esto no es un chiste, lo saqué del despacho de Don Gregorio, me lo dió su secretaria Marimar, con la inestimable ayuda de Cañizares y Bernardo. Un saludo a los de Cámera Café, son buenísimos.