El futuro del futbol


Llegará el momento que no se pueda potenciar más el músculo humano y se tenga que recurrir a injertos mecánicos para evolucionar, imaginense un penalti lanzado con una potencia de 300 cv, intentandola parar propulsado por unas piernas hidraulicas y unas manos reforzadas con kevlar. Ademas, desaparecerían las lesiones, llevando tan sólo un maletín con repuestos.