La vida se abre camino y continúa evolucionando

Los propietarios de una granja de truchas estaban completamente extrañados ante un misterio que estaba salpicando a su propiedad. Al parecer, desde hacía ya bastante tiempo, el número de sus truchas había descendido de una manera drástica sin que sus propietarios pudieran explicarse como desaparecían. En un principio creyeron que se trataba de ladrones, pero nunca encontraron ninguna pista, tampoco había señales de algún depredador en los alrededores, además el número de truchas desaparecidas era tan alto que pocos se podían imaginar que fueran depredadores.Durante meses se mantuvo el misterio hasta que recientemente Dennis Bright fotógrafo de vida silvestre tomo esta fotografía (abajo). En la imagen se observa como las truchas, en un esfuerzo descomunal, acceden saltando a una tubería que surte de agua al estanque. Una vez en la tubería los peces lucha a contra corriente para sobrepasar los casi 9 metros de largo de la tubería para finalmente llegar al otro extremo que se encuentra en un afluente del río Itchen (Winchester, London).
Como decían en una famosa película, “la vida se abre camino” y el instinto de supervivencia puede más que cualquier obstáculo. Aunque finalmente las truchas son libres al llegar al río, su odisea no hace más que comenzar, pues una vez en él tendrán que sobrevivir al ataque de depredadores que no han visto jamás, como nutrias o garzas, por lo que su supervivencia se hace más que complicada. Aun así, el notable esfuerzo y su fuerte instinto hacen que su inventiva sea digna de asombro y reconocimiento.
El dueño de la granja se quedo sorprendido al ver la imagen, alegando que jamás en los más de 30 años, como agricultor de truchas, había visto algo así.