Chiste

Caperucita al Lobo:
- ¿Porqué tienes esa frente tan sudada, esos ojos tan hinchados y los dientes, tan grandes y apretados?
- ¡Coño, niña! ¡Dejame cagar tranquilo!