Chiste

Había uno que estaba comiendo palomitas. Ya sabes, las tiraba al aire, abre la boca y "pa" dentro. En esto, tira una al aire, llaman a la puerta, gira la cabeza y se le cuela en la oreja, quedando encajada muy dentro. Asustado, por no poder quitarsela, abre la puerta y aparecen su mujer, su hija y un amigo de ésta. El chico, al ver la situación, se ofrece para ayudarle y le dice:
-No se preocupe, mi sistema es infalible, yo le tapo los agujeros de la nariz y usted sople sin abrir la boca. Efectivamente, la palomita salió disparada de la oreja. La esposa, asombrada, le dice al marido:
-Que chico tan inteligente, ¿que crees que será de mayor? Y contesta el marido:
-Por como le olían los dedos... nuestro yerno.