Métodos de sedución femenina medieval

Leyendo un texto de Jean-Pierre Poly, “Le Chemin des amours barbares” sobre el sexo y el romanticismo en la Edad Media, me encontré con algo que no tiene desperdicio alguno. Entre las diferentes estrategias y hechizos que tenía una mujer para conquistar a un hombre que deseaba, se encontraba una tan bizarra como llamativa:
“Consistía en que la mujer se introduzca un pez vivo en su sexo (vagina) y lo mantenga hasta que éste esté muerto. Luego tras, cocerlo o asarlo, se lo daría de comer a su marido (pareja o amante) para que éste arda aun más de pasión por ella”. Aparentemente ésta práctica se volvió muy popular entre las mujeres Medievales, tan popular que el mismo Obispo de Worms tuvo que sacar un Decreto condenando dicho acto.
N.d.A. Hoy en día siguen vigente otros métodos "ocultos" y que son considerados como leyendas urbanas. El mas extendido (el aliñado) es aquel en el que la mujer espera a los días de ovulación, recogiendo una pequeña parte del sangrado, para echarlo en el café del desprevenido de turno. Dicen que el que lo bebe, se enamora perdidamente de la persona que lo hizo, llegando, incluso a perder todo razonamiento. O sea, ¡¡que te vuelves un calzonazo!!, de todas formas, ya hay muchos así, sin haber bebido nada...