Tecnología en los urinarios

Muchas son las soluciones que desesperadamente buscaron los atareados diseñadores de baños públicos masculinos, ¿soluciones para qué, se preguntarán? bueno… para lograr que los condenados visitantes emboquen su orina en los mingitorios y no en el suelo, ni más ni menos. Los intentos, hasta el momento, siempre fueron desesperados. Desde carteles amenazantes, o avisos que imploraban al respeto común, hasta los más creativos como por ejemplo el experimento en Amsterdam donde pintaron una diminuta mosca logrando así que los muchachos intentaran “moverla” y de una buena vez, miccionaran dentro del urinario. Pero todo esto palidece, queda obsoleto por completo, con el invento de Marcel Neundörfer. La cuestión es simple, lograr que los condenados meen dentro. Para esto, que mejor que darles un video juego, motivación irrechazable, si me preguntan. Una pantalla que se activa por presión está ubicada en el fondo del mingitorio, en está pantalla corre un pequeño videojuego el cual debe ser manejado con la orina. Las reglas son simples, se suman puntos pegándole a imágenes en movimiento.
Ja, ja, ja... ¡Que bueno!