Un tipo con suerte

Un programa de TV le pide a un hombre que, para las cámaras, muestre cómo se ganó un automóvil jugando a una loteria raspable. El hombre lo hace, sólo que esta vez gana ademas, 250.000 dólares. Y tú decías que la suerte no existe.