Una Pena … De Muerte

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) denunció que Christopher Newton, un preso ejecutado el pasado mes de mayo en un penal de Ohio mediante inyección letal, tardó al menos 90 minutos en morir, hasta el punto de que los verdugos permitieron al condenado ir al cuarto de baño en medio de la ejecución y sufrió no menos de diez pinchazos para encontrarle la vena. La organización ha pedido por ello una investigación amplia sobre esta ejecución e incluso ha reclamado que se haga público el nombre de los médicos que participaron voluntariamente y de los policías que supervisaron la ejecución, en pleno debate abierto en Ohio sobre si se deben hacer públicas las indentidades de los verdugos.
Siguelo aquí http://mezvan.blogsome.com/2007/06/06/744/