Vegetales propietarios

El árbol y su bicicleta. Quién sabe cuál habrá sido el motivo por el cual un niño hace décadas abandonara su bicicleta encadenada a un solitario árbol de Vashon Island, Washington. Pero este descuido, o quizás accidente, no impidió que el árbol continuara con su aletargado crecimiento engullendo literalmente a la bicicleta. La rareza del suceso hizo que ganara fama internacional, e incluso saliera destacado en el programa "Aunque Usted No Lo Crea" (sólo en America) y en revistas y libros. Locales de la zona que vieron el lento proceso, explicaron que aparentemente la bicicleta fue apoyada entre la unión de dos ramas, para evitar que se cayera. Con los años, el árbol continuó con su crecimiento, y las diminutas ramas, ahora parte de un grueso tronco, atraparon por completo la bicicleta abandonada. Desafortunadamente esta rareza de la naturaleza está desapareciendo, ya que varios curiosos que fueron a verla decidieron llevarse “souvenirs” arrancando partes de la bicicleta. En la foto a continuación podemos ver el estado actual de la misma:
Una zanahoria coqueta. Esta es una historia digna de un cuento de hadas. Cati, una vecina de Santa Marina de Torres, España, se encontraba recolectando cebollas de su huerta. En el proceso perdería su anillo, y por más que intentara hallarlo, terminaría dándolo por perdido. Tiempo después de la pérdida, volvería a su huerta a buscar zanahorias. Pero su siembra vendría con un regalo. Una de las zanahorias recolectadas había crecido dentro del anillo enterrado en la huerta, estrechándose y quedando atrapada en el mismo. Como resultado, uno de los reencuentros más raros que leí en mi vida.

www.anfrix.com