Informes policiales de accidentes

Descifrar las declaraciones de algunos automovilistas involucrados en un accidente de tráfico obliga muchas veces a los jueces a efectuar verdaderos ejercicios de interpretación. El nerviosismo por exculparse del presunto infractor originan a veces relatos increíbles.
- Estaba convencido de que el viejo, explicaba un conductor, no llegaría nunca al otro lado de la vereda cuando le atropellè.
- El peatón no sabía en que dirección correr, así que le pasé por encima.
- El peatón chocó contra mi coche y se metió debajo.
- Para evitar chocar con el paragolpes del coche de delante, narra el presunto infractor, atropellè al peatón.
- Un coche invisible que salió de la nada me dio un golpe y desapareció.
- Había estado todo el día comprando plantas, detalla otro afectado, y cuando llegue al cruce, un arbusto surgió de pronto oscureciendo mi visión y no pude ver el coche que venìa.
- Volviendo a casa, me metí en la que no es y choqué contra el árbol que no tengo.
- El poste se estaba acercando y, cuando maniobré para salirme de su camino, choqué de frente.
- El otro coche chocó con el mío, sin previo aviso de sus intenciones.