La cama flotante

la creación de Janjaap Ruijssenaars, un arquitecto Holandés, quien tras seis años de duro trabajo e investigación creó una cama voladora… sí, leyeron bien. La musa de este invento le llegó a Jan viendo una película de ciencia ficción, luego, invirtiendo cientos de miles de dólares en el proceso, logró diseñar una estructura de acero e imanes que gracias a la repulsión magnética logra mantenerse elevada en el aíre. La cama magnética, en su versión prototipo de menor tamaño, fue presentada en un congreso de arquitectura innovadora. El prototipo cuesta unos 115.000 euros, mientras que la versión final rondará el millón y medio de dólares.

http://www.universearchitecture.com/