¡Que suspicaz!

En cierta ocasión una remilgada dama le preguntó a Picasso:
- "¿Cómo puede pintar así?"
- "Pinto lo que veo, señora", respondió educadamente el pintor.
- "Lástima que no vea lo que pinta", le espetó ella.