El Barrio Libre

El 26 de septiembre cumplió 38 años el barrio liberado danés Christiania. Hoy viven más de 1000 en esta zona que ha recibido el estatus de "experimento social".Además de la calle Pusher (donde se vende hasch y marihuana de manera legal), única imagen que suele llegar al exterior de este barrio, podemos encontrar un mundo creativo: talleres de bicicletas, anticuarios, proyectos ecológicos, locales de conciertos, guarderías-cooperativas, y una arquitectura experimental fantástica. Durante estos 38 años, "Christiania" a tenido un autopoder duradero basado en la democracia directa. El sueño de una vida en libertad y la idea de una ciudad gobernada por sus habitantes aún continúa. Gentes de todas clases y colores, todavía se sienten atraídas por esa mezcla mágica de anarquía y amor de "El Barrio Libre".
Todo comenzó en 1970 cuando un grupo de ciudadanos tiraron la valla de la esquina de Prinsessegade con Refshalevej, cerca del Grey Hall. Querían un lugar de juegos para sus hijos y un espacio verde al que mirar. Ese mismo año se celebró una exposición en Charlottenborg llamado "Noget for Noget" (Dar y Recibir), donde hippies de todo tipo, "freaks" y gente interesada en la comida macrobiótica se exhibieron, vendieron sus bienes y expusieron su arte, incluyendo teatro, cuadros y "happenings". Se publicó un periódico alternativo llamado Hovedbladet (Diario Cabeza) en conexión con la exposición.
La policía intentó varias veces expulsar a la gente de la zona, pero tuvieron que abandonar la idea ya que el lugar había crecido mucho y su población era ya muy densa. Entonces "Christiania" pasó a ser una cuestión política que, finalmente, llegó al Parlamento.
El barrio aceptó pagar por el uso del agua y la electricidad a cambio de aceptación política por ser un "experimento social". En el año 1973, el gobierno cambió y con él la actitud hacia Christiania. El plan en ese momento pasó a ser "la limpieza de la zona y su clausura". Ese mismo año la OTAN realizó una cumbre en Copenhague. Por ese motivo, el grupo de teatro "Salvoes" organizó un enorme "happening" con cientos de participantes. Un "ejército de la OTAN" ocupa la Radio Danesa y otros puntos estratégicos como si Dinamarca hubiera sido ocupada por las fuerzas de la OTAN. Durante varias horas la nación dudaba entre si los hechos eran verdaderos o solo una pantomima.
Mientras tanto, "Christiania" se organizaba. Se establecieron diez zonas menores con autogobierno, siendo la autoridad máxima La Asamblea General en la cual podían participar todos los ciudadanos. Mientras el equipo recolector de basuras organizaba un sistema de selección de residuos, el herrero hizo calentadores con viejos barriles de petróleo.
Después de muchos "tiras y aflojas" con el gobierno (quiso demoler el barrio varias veces), en 1982 se contrató a una firma privada de urbanismo para que realizara la futura planificación de la zona. Mientras, los habitantes de "Christiania" construyeron, rediseñaron nuevos jardines y tuvieron muchos hijos. La firma de urbanismo produjo un informe que sugería se había desarrollado como una ciudad experimental en el marco del autogobierno.
A día de hoy, "El Barrio Libre" sigue luchando por su subsistencia y libertad.
Sigue leyendo aquí http://lahaine.org/internacional/barrio_copenhague.htm