La enfermedad del beso

Es una infección vírica ocasionada por el virus de Epstein-Barr. Se transmite mediante la saliva (de ahí su nombre), aunque no tiene porqué ser a través de un beso, pues es muy común intercambiar saliva con otras personas en un vaso, una botella, e incluso hablando a distancias cortas. Sus principales síntomas son el dolor de garganta, las inflamaciónes de los ganglios linfáticos (aparecen placas de pus) y fiebre alta. Como podemos ver en el cuadro clínico los síntomas son muy similares a los que produce el virus de la gripe, por lo que los médicos tienden a tratarlo como tal, recetándote antiobióticos.
Los antibióticos causan una reacción negativa, suelen aparecen sarpullidos en la cara, cuerpo y extremidades. Una vez que se padece esta enfermedad, se pasa a ser inmune de por vida.