Sindrome de Clérambault o Erotomanía

El síndrome se caracteriza por la convicción delirante y persistente de ser amado. El paciente, normalmente, es del sexo femenino y cree recibir mensajes y señales de la victima amorosa, que suele ser un hombre de nivel socio-económico más elevado, y muy a menudo casado.
Los rechazos por parte de la victima, son interpretados como evidencias de amor hacia la paciente (conducta paradójica, si me apuran). El sujeto puede llegar a creer que la otra persona se está comunicando en secreto con ellos mediante sutiles métodos, como la postura del cuerpo, la disposición de los objetos de la casa y otros actos aparentemente inocuos. El objeto de la ilusión tiene, generalmente, poco o ningún contacto con el erotómano, que a menudo piensa que la otra persona es la que inició la relación ficticia. En ocasiones, la victima de la ilusión puede no existir en realidad, aunque por lo general suelen ser personas que aparecen en los medios de comunicación, como cantantes, actores y políticos.
Un ejemplo es el intento de asesinato de Ronald Reagan por parte de John Hinckley Jr. se consideró provocado por una ilusión erotomaníaca según la cual la muerte del presidente causaría que la actriz Jodie Foster declarase públicamente su amor hacia Hinckley. Es conocido también como “Síndrome de Clérambault”, después de que este psiquiatra en 1921 describiera varios casos de esta enfermedad.