El Sexo, ese extraño ser...

- Una receta “infalible” para saber si una mujer era virgen , es la que solía emplearse en el siglo XVI: en agua que haya estado tres noches a la luz de la luna se introduce una liga o un cordón del corpiño de la dama. Si se precipita hacia el fondo inmediatamente es prueba inequívoca de que la poseedora no era virgen. Por ello las mujeres de esta época adornaban sus ligas con trocitos de madera y tejían los cordones de sus corpiños de seda con algodón, para que flotaran en caso de que se pusiera en duda su virtud.

- De las más de 4.300 especies de mamíferos existentes, apenas 215 son monógamos.

- Durante mucho tiempo los soldados rumanos y búlgaros tenían que ser vírgenes porque creían que su castidad les hacía inmunes a las balas.

- En sólo 20 años el actor de cine porno John Holmes protagonizó unas 2.300 películas. En ellas mantuvo relaciones sexuales con más de 14.000 actrices. Holmes murió de sida a los 44 años de edad.

- En la Grecia clásica, para saber si una mujer era estéril o no, se le colocaba un ajo en la vagina; y si al día siguiente le olía la boca a ajo, la mujer se consideraba fértil. De lo contrario, se creía que sus conductos vitales estaban tapados.

- Durante algún tiempo la virginidad de la mujer estaba mal vista y se consideraba incluso peligrosa para la salud del marido. Por este motivo, en algunas partes de Oriente, los hombres ricos preferían desflorar a la novia con una barra de hierro o dejar ese trabajo sucio para un esclavo.

- A la muerte de la famosa celestina francesa del siglo XVIII Marguerite Gourdan, conocidísima por su excelencia fabricando consoladores de madera cubiertos de vitela, sus herederos encontraron numerosos pedidos de estos artilugios sexuales destinados a conventos de religiosas y religiosos.