¡¡Se acabó el cuento!!

No se sabe bien cuando nació la bonita historia del Ratoncito Pérez. Repetida hasta la saciedad por los Padres de todo el Mundo a sus hijos cada vez que a éstos se les caía algún diente de leche.

Como sabreis, el afable ratoncillo, aparecía con nocturnidad y alevosía para sustituir el susodicho diente, que se colocaba bajo la almohada, por una moneda. Una larga tradición que ha traspasado las fronteras de todo el planeta y que los infantes esperaban con ilusión "el día despues".

Pues bien, acabo de descubrir como el dinero se esta cargando esta inocente tradición y sin nigún tipo de escrúpulos, la comercializa para redundar en beneficios.


Desde esta página podemos apreciar el comercio de una moneda con el nombre del ratoncillo para sustituir a la típica moneda normal que siempre se usó y por el "modico" precio desde 12`55 €, hasta los increíbles 138`90 € de la mayor que esta acuñada en Plata y bañada en oro.

N. d. A. ¡¡Que asco de mopolio!!