Dropa

En 1938, un profesor de arqueología en la Universidad de Pekín, y sus estudiantes estaban en una expedición para explorar una serie de cuevas en las inaccesibles montañas de Bayan Kara Ula, cerca del Tíbet. Según ellos, las cuevas parecían haber sido artificialmente talladas en un sistema de túneles y despensas subterráneas.

En aquel lugar, encontraron muchas tumbas con esqueletos de 138 cm de largo enterrados. Estos, tenían cabezas anormalmente grandes y cuerpos pequeños, delgados y frágiles. Un miembro del equipo sugirió que estos pudieran ser los restos de una especie desconocida de gorila de montaña. Pero... ¿Quién alguna vez se enteró de monos enterrándose unos a otros?. No había ningún epitafio en las tumbas, pero en cambio, habían encontrado unos cientos de discos de 30 cm de ancho (Piedras de Dropa) con agujeros de 20 mm de ancho en sus centros. Sobre las paredes habían sido descubiertos tallados, los cuadros del Sol naciente, la Luna, estrellas, la Tierra, montañas, y líneas de puntos que unen la tierra con el cielo. Los discos, y las pinturas rupestres datan de, aproximadamente, 12.000 años.

Los Dropa también conocidos como Drok-pa o Dzopa, serían, según ciertos escritores polémicos, una supuesta raza de extraterrestres humanoides que habrían aterrizado, cerca del Tíbet, hace aproximadamente 12.000 años.

Muchos de los jeroglíficos que surcaban las piedras, habían sido desgastados por la erosión. Cuando el doctor Tsum habría descifrado supuestamente los símbolos, se habría revelado la historia de un aterrizaje forzoso de la nave espacial Dropa y la matanza de la mayor parte de los sobrevivientes por habitantes del lugar.

Investigaciones posteriores, evidencian unos registros de 716 discos acanalados descubiertos en las mismas cuevas, estos relatan una asombrosa historia de una sonda espacial llegada de otro planeta. Después del aterrizaje en las montañas Bayan Kara Ula, las pacíficas intenciones de los extraterrestres confundieron a los miembros de la tribu de los Ham, los habitantes de las cuevas vecinas, que persiguieron y mataron a los extraterrestres.

Fuente