Eso te pasa por listo

Querida Esposa:
Comprenderás que ahora que tienes 54 años, yo tengo ciertas necesidades que tu ya no puedes satisfacer. Soy muy feliz contigo, te considero una esposa maravillosa y sinceramente espero que no te sientas herida u ofendida al saber que cuando recibas este fax, voy a estar haciendo sexo en el Hotel Camino Real con Vanessa, mi secretaria, que tiene 18 años. No obstante, llegaré a casa antes de la media noche.

Cuando el tipo vuelve a su casa encuentra una nota sobre la mesa del salón que dice:

Querido esposo:
He recibido tu fax y no puedo evitar darte las gracias por el aviso, aprovecho la oportunidad para recordarte que tú también tienes 54 años. Al mismo tiempo, te comunico que para cuando leas este mensaje, estaré dándome un revolcón en el Gran Hotel Fiesta con Mike, mi profesor de tenis, que al igual que tu secretaria tiene 18 años. Como además de ser un empresario, eres licenciado en matemáticas, podrás comprender fácilmente que estamos en las mismas circunstancias, pero, con un pequeño matiz, 18 entra mas veces en 54, que 54 en 18. Por lo tanto no me esperes esta noche, llegaré mañana.