Si tienes hijos, no veas este video

Un padre gilipollas se libra, por los pelos, de perder a su pequeñin. ¡Madre mia! Que mala leche me ha entrao.